Esta crisis es mi oportunidad

éxitoQue estamos atravesando una crisis económica es algo indiscutible.

Que además estamos inmersos en un cambio social importante es algo que todavía nos resistimos a aceptar.

Las reglas del juego están cambiando. Lo que hasta ahora se hacía de determinada manera ahora ya no nos sirve. Se construyen y destruyen nuevas normas a diario, y en cuanto seamos capaces de adaptarnos a estas continuas fluctuaciones, en lugar de resistirnos, antes volverán nuestras vidas a la normalidad.

A lo largo de la historia, han acontecido cambios sociales importantes que han hecho que desaparezcan determinados oficios que hasta el momento eran imprescindibles. Esto ocurrió por ejemplo, cuando pasamos de la sociedad agraria a la sociedad industrial.

Con la aparición de las fábricas, las máquinas y la producción industrial, muchos agricultores empezaron a vender sus tierras, y ganaderos sus reses, abandonando años y años de trabajo y esfuerzo, para adaptarse a las nuevas necesidades de la sociedad. Aprendieron así nuevos oficios, hasta ese momento impensables, que les permitieron seguir ganándose la vida. Las reglas habían cambiado.

De la sociedad industrial pasamos a la postindustrial. LLegados a este punto, ya no eran tan importantes las materias primas y la producción, sino que empezaba a emerger el sector servicios. Ahora cobraba relevancia el factor humano como valor competitivo de las empresas. Empieza a valorarse el conocimiento, la formación. El que tiene el conocimiento tiene el poder, y la materia prima deja de tener tanta relevancia.

De nuevo surgen nuevas profesiones y oficios en el sector servicios, que anteriormente eran impensables, y de nuevo trabajadores y empresarios deben cambiar de profesión y de modelo de negocio para adaptarse a los cambios. Proliferan las agencias de viajes, los spa, las consultoras, la telefonía y todo tipo de empresas de servicios.

La sociedad postindustrial va evolucionando, y da lugar a la llamada Sociedad del Conocimiento o Sociedad Red, en la que estamos inmersos actualmente.

La sociedad del conocimiento es en teoría más justa y equitativa, ya que ofrece oportunidades por igual para todos.

El conocimiento, la información,  incluso la formación, ya no son patrimonio de unos pocos adinerados, sino que es libre. La información circula de forma libre en la red, en internet, y cualquiera puede acceder a ella de forma casi gratuita.

Ahora el poder ya no es del que tiene la información, sino del que mejor sabe utilizarla, del que mejor provecho le saca.

En esta nueva sociedad, se comparte todo el conocimiento. Ya no hay competencia, hay colaboradores, y se crean sinergias continuamente. De esta forma se consigue hacer cosas que anteriormente hubieran sido impensables.

Las empresas se encuentran de nuevo con la necesidad de migrar sus modelos de negocio, porque hay profesiones, productos, servicios, incluso sectores enteros, que están empezando a desaparecer, porque ya no tienen sentido en la sociedad actual. Ejemplo de ello son las imprentas, los empleos en estudios fotográficos, servicios de correo postal, taquilleros, cajeros, patronistas, delineantes…

En la nueva sociedad del conocimiento, ha cambiado la forma en que nos comunicamos. Antes quedábamos en una cafetería o nos llamábamos por teléfono, y ahora nos comunicamos por mensajería instantánea( whatsapp) o por redes sociales.

Nuestros hábitos de consumo y nuestra decisión de compra también dependen de factores diferentes. Antes nos creíamos lo que los anuncios de televisión o radio nos decían, y en base a eso comprábamos.

Ahora nos hemos convertido en superconsumidores, tenemos mucha más información acerca de los productos y las empresas, y  además nuestra decisión de compra viene marcada por la opinión que tienen los demás. Por eso, lo primero que hacemos antes de comprar, es entrar en internet y ver qué opiniones hay, y en base a eso compramos o no.

Por otro lado, también estamos modificando la forma en que compramos, ya que cada vez más, solicitamos el servicio de venta por internet en todos los sectores.

Es por todo esto que surjen nuevos trabajos y profesiones, que suponen grandes oportunidades. Quién hubiera pensado hace diez años que iban a existir Community Managers, expertos o científicos de datos, infonomistas, especialistas en SEO, y muchas otras profesiones digitales.

Y no sólo hablamos de nuevas oportunidades en el área digital, sino que también, debido a la idiosincrasia de la sociedad actual, son requeridas nuevas profesiones en otros ámbitos más tradicionales como :

- Atención a colectivos en riesgo de exclusión social, servicios a domicilio y servicios a la infancia

- Mejora de la calidad de vida: Vida sana. Promotores de salud, promotor y educador medioambiental, agente de conservación forestal

- relacionado con los servicios culturales y de ocio: agentes de conservación cultural, gestores del patrimonio, diseñador de espacios culturales (se encargan de itinerarios pedagógicos por el campo, por ejemplo) o guías de observación de especies en vías de extinción

- En el ámbito del Marketing online, publicidad, imagen y sonido existen también numerosas nuevas opciones

- Estamos volviendo a los entornos rurales, demandando de nuevos productos que estaban casi extinguidos. Por ello resurgen profesiones como: carpintero, tejedor de punto, elaboración de productos lácteos,elaboración de vinos, repostería.

Existe una figura a la que se está dando mucha relevancia y que va a ser sin duda el nuevo motor de la economía: El emprendedor

Personas emprendedoras ha habido siempre, pero parece que ahora escuchamos este término a todas horas, para definir a todo aquel que decide montar un negocio.

Y es que las características de las sociedad del conocimiento hacen que todo cambie a velocidad de vértigo, y como consecuencia de ello, las empresas ya no se arriesgan a contratar trabajadores que no saben si necesitarán después de unos meses, porque quizás las cosas se hagan de otra manera y  por tanto sus necesidades sean otras.

Debemos empezar a aceptar los contratos mercantiles, los contratos temporales y a tiempo parcial, porque la estabilidad a la que estamos habituados, quizás nunca vuelva.

Tampoco nos debe asustar el tener que dedicarnos a cosas diferentes a lo largo de nuestra vida laboral, porque probablemente eso es lo que ocurra.

Hoy en día, es mucho más sencillo emprender un negocio que antes, ya que gracias a las nuevas tecnologías y herramientas online, ni siquiera necesitas inversión económica.

Piensa que es lo que mejor sabes hacer, qué problema eres capaz de solucionar mejor que los demás, y siempre y cuando no pongas en riesgo elevado tu economía, lánzate. Cuéntaselo a todo el mundo, haz networking.

Hay muchas personas que aún a pesar de la crisis, del cambio social, de la incertidumbre, son mucho más felices de lo que nunca hubieran imaginado, porque el no tener nada que perder les ha permitido hacer cosas, que en situación normal jamás se hubieran atrevido. El poder hacer lo que te gusta, lo que se te da bien, te permite ser más feliz, y al final, de eso es de lo que se trata.

Mucha suerte amig@

 

 

*Foto de Pinterest

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

5 comentarios en “Esta crisis es mi oportunidad

  1. 17 diciembre, 2013 at 14:46

    Creo que la evolución tecnológica ha sido clave en el cambio de los fotógrafos, tanto en el avance de las cámaras a precios accesibles con muy buena calidad, como la clave de posicionarse Online en vez de abrir una tienda de barrio (o las dos cosas). Además ahora has de saber programas de edición de retoque digital, marketing y posicionamiento SEO y encima reciclarte en cámaras, objetivos y técnica. Con lo que ya no es rentable para todos, inviertes más dinero para diferenciarte y mucho más tiempo, sólo sobreviven unos pocos que reúnen todas las características.

    Gracias por el artículo.

    1. Maria Serrano Torres
      18 diciembre, 2013 at 8:40

      Gracias David por tu aportación. Tal y como dices, la oportunidad será de quien se sepa adaptar. Han surgido nuevas formas de hacer las cosas,y esto supone un esfuerzo, pero también te abre el camino a descubrirte a ti mismo como persona y como profesional. Un fuerte abrazo

  2. ISABEL
    17 diciembre, 2013 at 15:40

    Estoy bastante de acuerdo con la mayoría de cosas que dice, es cierto que la necesidad agudiza el ingenio, pero creo que la mayoría de oficios que aparecen y otros que desaparecen, lo harían igualmente sin necesidad de tener que pasar por grandes necesidades. No estoy para nada de acuerdo en que debamos conformarnos y aceptar que cambien las condiciones de trabajo y la estabilidad a la que teóricamente estamos acostumbrados, eso es precisamente lo que quieren que hagamos quienes han planeado todo esta crisis. Hacer lo que quieres te puede hacer feliz, pero es muy difícil alcanzar dicho estado si eso no te da para subsistir mínimamente. Pero me encanta su optimismo y estoy totalmente a favor de buscar la parte positiva de lo negativo, ya que siempre está ahí y su artículo ayuda a encontrarla.

    1. Maria Serrano Torres
      18 diciembre, 2013 at 8:47

      Muchas gracias Isabel por tu aportación.Efectivamente no es justo que se tenga que pasar por un período de sufrimiento para alcanzar tus objetivos, pero resulta más costoso e improductivo resistirse a algo que de forma individual no podemos solucionar. Es preferible emplear esa energía en enfocarla a conseguir nuestro objetivo, y quizás al final del camino descubres que las penurias te han conducido a conseguir algo que de otra forma jamás hubieras ni siquiera intentado.Un abrazo y gracias de nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *